SEGUROS COLECTIVOS

 

Atención constante a sus intereses y los de sus empleados

  

Salud, previsión, jubilación… Sometidos constantemente a cambios legislativos más o menos complejos, los seguros colectivos afectan regularmente al marco de sus coberturas y requieren actualizaciones, así como acciones de comunicación precisas de cara a los empleados.

 

Confiar a la agencia Chevreuse Courtage el estudio y la contratación de sus coberturas le permite protegerse frente a todos los riesgos ante la Seguridad Social y/o la magistratura de trabajo.

 

Nuestra oferta cubre la previsión, la salud de los trabajadores, el ahorro salarial y los regímenes de jubilación complementarios, entre otros aspectos.



Salud de los trabajadores

 

Ante la creciente desvinculación de la Seguridad Social y los recientes cambios normativos, que han generalizado la cobertura de salud en las empresas, suscribir un seguro complementario de salud colectivo plantea cada vez más dificultades a los directivos.

 

Además, las consecuencias financieras de un accidente o una enfermedad constituyen verdaderas amenazas para los empleados. Suscribir un plan de previsión complementario colectivo que vaya más allá de las obligaciones mínimas de la empresa es una solución simple para proteger el capital humano de su negocio.

 

Las soluciones propuestas por Chevreuse Courtage le permiten proteger de forma duradera a sus empleados en un marco fiscal y empresarial ventajoso.



¿Cómo complementar su jubilación?

Ahorro salarial, PEE, PER (PERCOL, PERCAT, PERIN)

La jubilación es una de las grandes preocupaciones de los ciudadanos y, por lo tanto, de sus empleados, quienes son conscientes del deterioro del sistema de reparto y de la reducción continua del número de activos en proporción al número de jubilados.
Su empresa puede implementar soluciones colectivas para que, con su ayuda, sus empleados puedan constituir un complemento de jubilación con condiciones fiscales ventajosas.

 

Los planes de ahorro salarial

El Plan de Ahorro Empresarial (PEE, por sus siglas en francés) y el Plan de Ahorro para la Jubilación (PER, por sus siglas en francés) son planes de ahorro de adhesión voluntaria u obligatoria abiertos a todos los empleados. Permiten constituir un complemento para la jubilación.

Los pagos del empleado pueden completarse con una aportación de su empresa, limitada al 25 % del máximo anual de la seguridad social francesa (PASS, por sus siglas en francés). Los importes invertidos gozan de exenciones en las cotizaciones sociales, el impuesto sobre la renta y el impuesto sobre las plusvalías.

Cabe recalcar que la ley PACTE abolió recientemente la tasa social de 20 % sobre el ahorro salarial (sujeto a condiciones de plantilla), sobre las primas (empresas < 250 empleados), la participación en los beneficios y las aportaciones (empresas < 50 empleados).

 

PER

El PER (Plan de Ahorro para la Jubilación) es la nueva forma de inversión en ahorros destinada a los ahorros para la jubilación, vigente desde la adopción de la ley PACTE. A partir de octubre de 2019, reemplazará el PERP, Madelin, PERCO así como el Artículo 83 (aunque se seguirán comercializando hasta octubre de 2020). Ahora el PER se desglosa en 3 versiones:

El PERIN (Plan de Ahorro Individual para la Jubilación) reemplaza el PERP (Plan de Ahorro Popular para la Jubilación) y el Contrato Madelin. Está abierto a todos mediante una suscripción individual. Puede presentarse como un contrato de seguros o una cuenta de valores.  

Dirigido a las empresas que hayan establecido o deseen establecer un plan de ahorros colectivo, el PERCOL (Plan de Ahorro Colectivo para la Jubilación) sucederá al PERCO. Se beneficia de un trato fiscal favorable y puede alimentarse de diversas fuentes: primas, participación en los beneficios, conversión de derechos CET (cuenta de ahorro de tiempo) o de días de descanso no utilizados, así como mediante pagos voluntarios.

El PERCAT reemplazará el contrato de seguro de vida colectivo de aportación definida, conocido como Artículo 83. Apuntará a ciertas categorías objetivas de empleados (directivos, subalternos, etc.) y asegurará ingresos complementarios en forma de renta vitalicia, financiada total o parcialmente por la empresa. Constituye un soporte para los pagos obligatorios de la empresa que lo suscribe. La adhesión es obligatoria al igual que en el caso del Artículo 83 y el importe de la aportación se fija al momento de crear el plan. El empleado también tiene la posibilidad de realizar pagos voluntarios.

Estos mecanismos suelen ser difíciles de comprender y optimizar. Nuestros especialistas le ayudan a escoger e implementar los que mejor respondan a los objetivos de su política social.

Este tipo de soluciones colectivas permite poner en valor la empresa ante sus empleados y constituye una herramienta de gestión de Recursos Humanos eficaz y duradera: en este sentido, nuestro apoyo le resultará indispensable.